Ministro del Interior y obispo auxiliar de Santiago visitan Gratitud Nacional tras incidentes en manifestación estudiantil

Al finalizar la marcha del movimiento estudiantil, convocada por la Confech este jueves 9 de junio, encapuchados ingresaron a la iglesia Gratitud Nacional y robaron imagen de la crucifixión de Cristo, la cual quedó destrozada.
El vicario de la zona centro del Arzobispado de Santiago, Marek Burzawaanunció que solicitó una reunión de emergencia con el Intendente Claudio Orrego: “No es primera vez que atacan una iglesia en el centro de Santiago. La violencia no conduce a ninguna parte, nos duele muchísimo que ataquen los símbolos de nuestra creencia, los símbolos de nuestra fe”.

Además aseguró: “Como Iglesia estamos de acuerdo con las manifestaciones pacíficas, pero la violencia no es el camino adecuado”.
El padre Galvarino Jofré, Director de Salesianos Alameda, acentuó la poca protección de la iglesia frente a este tipo de hechos: “Esperamos que haya mayor resguardo y ojalá que estas manifestaciones no tengan el mismo punto de llegada. Estamos estudiando acciones legales”.
A las 15.30 horas llegó el Ministro del Interior, Mario Fernández, para supervisar los destrozos y expresar su solidaridad con la Iglesia. Anunció: “Acá se han tomado las medidas, la Intendencia va a interponer una querella, porque estos son indicios muy preocupantes y el Gobierno no va a eludirlos”.

Monseñor Fernando Ramos, Obispo Auxiliar de Santiago, agradeció el gesto de la visita de la autoridad y recalcó: “La convivencia democrática se basa en el respeto mutuo. Nuestras Iglesias están abiertas, son lugares de culto para venir a alabar a Dios y no queremos encerrarnos, para que aquellos que quieren con la violencia atemorizar a los chilenos, tengan un éxito que no merecen”.

Ya para las manifestaciones del 21 de mayo en Valparaíso, que le costaron la vida a Eduardo Lara – quien falleció por asfixia luego de que encapuchados incendiaran el inmueble que protegía – el cardenal Ricardo Ezzati hizo un enérgico llamado a construir la paz social: “Hay un malestar del cual nosotros como sociedad tenemos que hacernos cargo. Hoy más que nunca tenemos el deber de escuchar con atención cuáles son las causas que están produciendo este clima de violencia, pero al mismo tiempo, preguntarnos por qué algunos en nuestra comunidad están utilizando estos métodos violentos y crueles, que no llevan a nada bueno y positivo. Solo el diálogo, la reflexión y el discernimiento nos llevarán a soluciones positivas. Un diálogo a rostro descubierto, dando la cara, pero no la violencia de encapuchados”.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl

 

Santiago, 09/06/2016

 

Este artículo fue escrito en Sin categoría. Enlace Permanente.