Miércoles de Ceniza: Inicio del Tiempo de Cuaresma

17 de Febrero, 2015
Con el comienzo de la Cuaresma, la Iglesia Católica da el vamos a su campaña Cuaresma de Fraternidad.
El miércoles 18 de febrero, los católicos celebramos elMiércoles de Ceniza, día en que la Iglesia Católica inicia el tiempo de Cuaresma. En cada parroquia se realizará en ese día la imposición de cenizas. Durante él se realiza ayuno y abstinencia.El Miércoles de Ceniza es el principio de la Cuaresma; un día especialmente penitencial, en el que manifestamos nuestro deseo personal de conversión a Dios. Al acercarnos a los templos a que nos impongan la ceniza, expresamos con humildad y sinceridad de corazón, que deseamos convertirnos y creer de verdad en el Evangelio.Las cenizas usadas en esta ceremonia son hechas quemando los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. La Cuaresma, tiempo litúrgico de preparación para la Pascua, que comienza con el Miércoles de Ceniza, es ante todo un tiempo de conversión.

Cuaresma de Fraternidad

Con el comienzo de la Cuaresma, la Iglesia Católica da el vamos a su campaña Cuaresma de Fraternidad, que este año está orientada a colaborar con niños y niñas entre 0 y 14 años para que puedan desarrollarse integralmente y mejorar sus condiciones de vida. De cada uno de nosotros depende que esto sea posible.

Este año 2015 se inspira en el lema “Aportando juntos, cambiamos vidas”. Desde ese día se empieza la entrega de las cajitas de cuaresmas, que son recolectadas el Domingo de Ramos.

Las personas que quieran hacer sus aportes a esta Campaña pueden hacerlo durante los 40 días del tiempo cuaresmal, a través de las alcancías y sobres disponibles en parroquias, capillas y colegios.

La Campaña Cuaresma de Fraternidad es una iniciativa de la Iglesia Católica en Chile que procura incentivar una vivencia más profunda del tiempo litúrgico de Cuaresma, especialmente en las tres dimensiones que propone la liturgia: más oración, más renuncia y más práctica de la caridad y de compartir los bienes. Promovemos instancias para que esa vivencia espiritual se exprese en austeridad y sencillez de vida, como manifestación del reencuentro con el Señor, fortaleciendo la solidaridad de los chilenos y chilenas -y de los católicos y católicas en particular- hacia los más necesitados y, como consecuencia de ello, se reúnen de esta forma, fondos para la acción social de la Iglesia en Chile y avanzar hacia un mayor financiamiento local.

 

 

 

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.